viernes, 21 de diciembre de 2007

Reducción de murrinas, un enfoque diferente.


Una de las técnicas que más me gusta de la arcilla polimérica es la creación de murrinas. Es un proceso que puede llegar a ser desquiciante si intentas un diseño muy complicado, y más todavía si después de reducirla resulta que lo has hecho mal y se ha distorsionado el dibujo que tanto te había costado resolver. Afortunadamente, la arcilla de deshecho sirve para muchas cosas! Además cuando sale bien es un gustazo.
En la época que empecé a trabajar de nuevo la arcilla, hace poco menos de un año, hice un chequeo exhaustivo por la red en busca de toda la información posible acerca del tema. En todos los sitios que tratan el tema de las murrinas se insiste en que lo ideal para reducirlas adecuadamente es, una vez construídas, dejarlas reposar, incluso una noche, para que las temperaturas del exterior y del interior de la murrina se equilibren, y así finalmente conseguir menos distorsión.
Personalmente no estoy de acuerdo. Al principio me frustraba muchísimo, porque seguía ese consejo, y ,si bien es cierto que, pacientemente, al día siguiente de construirla puedes reducirla sin distorsionarla, la verdad es que se desperdicia muchísima arcilla de los extremos, porque es sólo el centro de la murrina lo que no va a distorsionarse. Es lógico, ya que estás trabajando un bloque de arcilla fría que recibe el calor de tus manos sólo por la parte exterior, haciéndola más flexible que la interior, y por tanto estirándose más que ésta.
Así que a la tercera murrina me dió igual, y la reduje inmediatamente después de hacerla. ¿Resultado? pues muy al contrario de lo que temía, no sólo no se distorsionó el diseño sino que corté mucho menos de los extremos, deshechando menos arcilla. También es lógico, ya que el interior de la murrina todavía no se ha enfriado y es tan flexible como la exterior.
La murrina "Día de los muertos" la hice y la reduje el mismo día. Recién construída medía 11cms de diámetro, y la versión más pequeña de todas las reducciones quedó en tan sólo 3 cms, la chiquitita que se ve en la foto, y como véis se mantiene exactamente igual que la otra. Así que, arcilleros del mundo, ¡a reducir cuando os apetezca! es una cuestión de gustos ^__-

Etiquetas: , ,

3 comentarios:

Blogger NuHBe ha dicho...

Vaya, yo nunca esperé a reducir las murrinas que iba haciendo,de hecho no tenía ni idea de que lo dijesen por ahí. Pero está bien saberlo

27 de diciembre de 2007, 21:53  
Blogger meriporlared ha dicho...

pues sí, está por todas partes, y la verdad es que me intriga el origen de la teoría...en fín, cada maestrillo con su librillo que dice mi abuela^^

3 de enero de 2008, 13:24  
Anonymous mercè ha dicho...

Me sorprende lo de esperar para reducir, yo siempre lo hago immediatamente después, sobretodo por la impaciencia. Pero me parece lógico lo que explicas de la diferencia de temperatura si te esperar una noche entera.

23 de diciembre de 2008, 9:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal